La calidad del sueño en los adultos mayores

Hoy es el Día Mundial del Sueño y llega a su octavo año con el eslogan para el 2015 de “Cuando el sueño es reparador, la salud y la felicidad abundan”.

Las personas mayores que gozan de una buena salud necesitan dormir menos que las personas jóvenes e, incluso, con menos horas de sueño tienen menos posibilidades de sentirse cansados durante el día.

La investigación fue realizada en la Clinical Research Center de la Universidad de Surrey (Inglaterra) entre 110 adultos sanos sin problemas de sueño ni dolencias específicas, demostró que el tiempo dedicado a dormir declina progresiva y significativamente con la edad.

Personas de entre 66 y 83 años duermen cerca de 20 minutos diarios menos que aquellas de entre 40 y 55, quienes, a su vez, duermen 23 minutos menos que quienes son jóvenes (de 20 a 30 años), aseguran los autores del estudio.

¿Por qué dormimos menos?

Por regla general, los adultos mayores se despiertan más seguido, necesitan dormir menos y tienen un sueño menos profundo que quienes son jóvenes, debido a diversas razones:

• Algunos medicamentos recetados por médicos pueden causar insomnio. También pueden influir las bebidas estimulantes (cafeína) o el estilo de vida sedentario de muchas personas mayores.

• Hay una necesidad de orinar más en la noche, con lo que el sueño se ve alterado.

• El dolor crónico debido a enfermedades o trastornos

¿Cuál es la solución?

Acudir al médico sobre todo al geriatra, es un gran paso para que las personas adultas mayores con problemas para dormir encuentren una solución, por ejemplo: es posible aliviar el dolor crónico y controlar la necesidad de orinar con frecuencia mediante ciertos tratamientos que sólo un especialista puede recetar. La depresión también debe ser atendida para ayudar a mejorar el sueño.

En todos los casos, el médico aconsejará una rutina de ejercicios durante el día, así como tareas que entretengan a las personas mayores (juegos de mesa, lecturas, manualidades, etc.).

Un ambiente acogedor y tranquilo, además de una buena salud, ayudan a que la calidad del sueño en las personas adultas mayores sea óptima, sin importar el número de horas que duerman.

Acerca de 

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Barcelona, decidí­ seguir mis estudios en la Universidad Iberoamericana de México obteniendo el tí­tulo de Posgrado en Museos. El arte de la vida me llevó a trabajar en el mundo de la comunicación, redactando en diferentes páginas web del corporativo basico.mx

Deja un comentario