Desordenada economía mexicana

Ante la promesa incumplida de una economía en avance, pero sí la garantía de una crisis que en todos los niveles afecta la productividad y por supuesto avasalla el contenido de los bolsillos de los mexicanos, es un hecho que para este 2015 continuará mermándose el desarrollo social y se hará evidente la incapacidad del gobierno para garantizar resultados satisfactorios que beneficien a la población.

Y es que la apuesta del gobierno federal para hacer florecer las finanzas públicas, fue prometer lo que a todas luces era un intento desesperado por hacer valer su “poder” y “logros” en el tenor legislativo, olvidando aclarar a la ciudadanía que los frutos reales de cierto paquete de reformas aprobado, tardarían en llegar.

Cabe señalar que si bien esto sí fue advertido por quienes lo estudiaron, debatieron y corrigieron, es inevitable que lo liguemos muy estrechamente a una promesa rota por parte del Ejecutivo, si entre las primeras noticias del año, el anuncio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público fue un recorte al gasto público de este año por 124 mil 300 millones de pesos, y más aún, si fue debido a la caída en los precios del petróleo.

El ajuste al gasto corriente y al gasto de inversión representó 0.7 por ciento del PIB y el recorte de 11.5 por ciento, es decir, 62 mil millones de pesos en el presupuesto de Petróleos Mexicanos, mientras que, también sufrieron recortes, la Comisión Federal de Electricidad y otras dependencias.

Otro golpe causado por este panorama fue para estados y municipios, y es que, aunque no se anunciaron cambios a su mecanismo presupuestario, estas afectaciones, están generando un menor dinamismo en la actividad económica del país, así como una menor demanda agregada de bienes y servicios que como consecuencia acarrean un menor crecimiento económico.

Parece ser que la reducción del presupuesto es una respuesta a variables económicas que el gobierno no puede controlar, y sus reacciones no se han hecho esperar con un nuevo compromiso: el de renovarse y  volverse más eficiente con menos recursos para 2016, sin embargo, hará falta, mucho más que un ajuste de políticas para transformar lo que ya es visto como falta de planeación, previsión e irresponsabilidad en el manejo de las finanzas mexicanas, que queda demostrado, son más que dependientes del crudo. Es mi opinión…

Acerca de 

Una de mis principales preocupaciones es el desarrollo de gobiernos locales, por lo que a través de productos editoriales, he fomentado las buenas prácticas municipales, donde la administración y el servicio a los ciudadanos debe mejorar.

Deja un comentario