Del voto de castigo al abstencionismo, un riesgo latente en los comicios venideros

Con el tiempo electoral, se vienen las campañas de los aspirantes a ejercer un cargo político en nuestro país; haciendo más presente que nunca el poder que tienen los ciudadanos como mayoría. Ejercer el voto es un derecho que nos da la democracia y constantemente es visto, por algunos, como un mero trámite y por otros, como una forma de protesta.

Las elecciones 2015 para elegir gobernador, se presentan en nueve estados de la República Mexicana; Baja California Sur, Campeche, Colima, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora, Jalisco, Guerrero y Michoacán, mismos que, salvo algunas excepciones, han padecido la incapacidad de su gobierno para gobernar y están sumergidos en una profunda crisis.

No hace falta enumerar una vez más las condiciones por las que atraviesa Michoacán en todos los sectores, mismas que han sido construidas de gobierno en gobierno y sin excepciones, pues en todos los niveles, se han encontrado irregularidades, desfalcos y demás males que han afectado al estado, todo traducido en intereses personales y olvido del significado de “representante”.

Los aspirantes políticos en Michoacán, tienen una tarea titánica, convencer a los ciudadanos de que en verdad son el cambio y además, serlo verdaderamente, porque no basta con cumplir el plazo electoral, sino efectuar lo dicho durante su periodo administrativo y asegurar protección, calidad de vida, oportunidades y desarrollo a los ciudadanos.

De no hacerlo, los castigados serían los candidatos, los partidos políticos y las instituciones organizadoras con dos penitencias que los obligarían a renovarse a morir. 1. El abstencionismo: calificado como el peor de los males. 2. El voto de castigo: una forma de obligar a los institutos políticos a elegir el mejor candidato, a reinventarse y a garantizar buenos resultados.

De acuerdo con el ya extinto IFE, Michoacán tiene una media de votantes de 51 por ciento, es decir, menos del promedio nacional que registra 59%, lo que lo hace ser uno de los últimos lugares en participación. Esta cifra también es un llamado a los michoacanos a ejercer su derecho y su poder, pues son ellos los que eligen a sus representantes y tienen el poder de cambiar el rumbo de Michoacán. Es mi opinión…

Acerca de 

Una de mis principales preocupaciones es el desarrollo de gobiernos locales, por lo que a través de productos editoriales, he fomentado las buenas prácticas municipales, donde la administración y el servicio a los ciudadanos debe mejorar.

Deja un comentario