Cinco motivos que explican tu falta de memoria

Quizá no te estés dando cuenta, pero tu entorno sí. Si olvidas citas o compromisos, si te cuesta recordar los nombres de gente cercana o te desconcentras fácilmente, es probable que tu memoria se esté viendo afectada por alguno de estos motivos:

Depresión. Una persona que tiene depresión enfrenta problemas para concentrarte y recordar cosas porque está todo el tiempo atrapada por sus pensamientos negativos. Las situaciones de estrés también pueden causar un efecto similar. No importa cuán grande sea el esfuerzo, una persona deprimida acabará olvidando muchas cosas.

Multitarea. La confusión mental es un estado frecuente en las personas que abusan en la multitarea. Aunque tengamos a mano una tecnología que nos permita hacer varias cosas a la vez, el cerebro es mucho más eficiente si se concentra solo en una.

Escasa capacidad para expresar las emociones. Las personas que se esfuerzan por ocultar sus sentimientos, ya sea por miedo, vergüenza o por orgullo suelen perder el contacto con sus emociones y usan con menos frecuencia el hemisferio derecho del cerebro. Una memoria poderosa es sinónimo de tener un cerebro fuerte en ambos hemisferios.

Exceso de alcohol. No son pocos los estudios científicos que relacionan el consumo de alcohol con los problemas mentales, entre ellos el daño a la memoria retrospectiva, que es la responsable del aprendizaje y la recuperación de los recuerdos. Además, el exceso de alcohol suele producir episodios de pérdida de memoria temporal.

Falta de sueño. El sueño ayuda a refrescar el cuerpo y la mente y a reparar células y tejidos. El sueño se encarga de almacenar y consolidar mucha información en el cerebro en la zona del córtex prefrontal. Precisamente ese almacenaje de la memoria a corto plazo es el que se ve afectado con la falta de sueño.

Deja un comentario