¿Cómo es el planeta más parecido a la Tierra?

Se trata de Kepler-452b y es el primer planeta con condiciones similares a la Tierra, con la diferencia que es 60% más grande y está ubicado en una zona habitable de una estrella muy similar a nuestro sol.

A principios del año pasado, la NASA habría anunciado el descubrimiento de más de 700 cuerpos celestes fuera del Sistema Solar gracias a la información proporcionada por el telescopio espacial Kepler.

Pero ninguno tenía un tamaño similar al planeta donde vivimos.

El descubrimiento de este nuevo planeta forma parte del avistamiento de otros 11 cuerpos celestes adicionales que están en zonas habitables de sistemas solares, lo que significa que pueden albergar vida.

El Kepler-452b es el candidato más parecido a la Tierra descubierto hasta la fecha y muestra intrigantes similitudes, entre ellas, que rota casi a la misma distancia que nuestro planeta lo hace alrededor del sol.

Esto significa, que tiene el potencial de tener agua en estado líquido. Sin embargo, confirmar que tiene ingredientes vitales para albergar vida es un tema muy complicado ya que está localizado en la constelación Cygnus a unos 1,400 años luz.

Kepler-452b es un 60% más grande en diámetro que la Tierra, y aunque su masa y composición no han sido determinadas, la investigación sugiere que considerando el tipo de estrella que orbita y su tamaño, Kepler 452-b es muy posiblemente un planeta rocoso y con actividad volcánica.

El jefe de científicos de la NASA, John Gtunsfeld, llamó a este nuevo mundo el más cercano hasta ahora a la Tierra.

John Jenkins, analista de datos del telescopio Kepler en el Centro de Investigaciones Ames en California, agregó que “es un privilegio real dar a conocer estas noticias el día de hoy. Hay un nuevo chico en la cuadra que se acaba de mudar cerca de nuestra casa”.

El nuevo mundo se une a otros exoplanetas como Kepler-186f con características similares a la Tierra.

Sin embargo, el Kepler-186f, descubierto en 2014, es más pequeño y orbita alrededor de una estrella enana roja que es significativamente más fría que el sol.

El Kepler-452b orbita una estrella que es de la misma clase que la nuestra, es sólo 4% más masiva y 10% más brillante. Lo más intrigante es que a Kepler-452b le toma 385 días dar la vuelta completa a su estrella, o sea, apenas 5% más que el tiempo que invierte la Tierra.

Deja un comentario