Capula: Casa de la Catrina

El estado de Michoacán no nos deja de sorprender, no basta la degustación de su exquisita gastronomía, y sus hermosas calles, además tiene sus rincones favoritos, y que desafortunadamente casi son secreto para muchos turistas.

Les voy a contar mi experiencia conociendo Michoacán, está vez conocí Capula. Ubicado a no más de 30 minutos de la ciudad de Morelia, perteneciente al municipio de Morelia, la primera impresión fue la más importante.

Los hermosos paisajes de la pequeña carretera, te hacen pensar en la paz que seguro tienen las personas que viven cerca, luego al entrar se asoma una imponente y elegante catrina de aproximadamente 5 metros, hecha casi a mano.

Es como si el tiempo se detuviera, hermosas calles empedradas y el olor a tierra mojada y horno de piedra. Capula, es tierra de artesanos alfareros. La mayor parte del pueblo ha sido construido en adobe, madera y teja, enigmáticas catrinas se distinguen todas las paredes, con sus casa de adobe coloreadas de magia y colores pastel.

El hermoso templo del pueblo, es aproximadamente del siglo XVI el cual consta de un par de elementos decorativos que sobresalen, uno de ellos son los medallones con las imágenes de San Francisco de Asís, San Agustín, San Ignacio de Loyola y Santo Domingo. El segundo elemento que destaca es su torre es del siglo XIX que en el interior conserva un calvario tallado en madera.

Capula, debe su nombre a los capulines y su clima es una gloria, no hace frío y no hace calor, cada casa tiene su encanto y en todas hay arte a muy buen precio, puedes encontrar todo el año, hermosas catrinas y vajilla hecha de barro.

Los orígenes de la alfarería en Capula datan del año 1550, cuando el fraile Vasco de Quiroga trajo el oficio del barro, y debido a que se cuenta con la materia prima en las cercanías del lugar, este oficio ha crecido constantemente y se conserva hasta nuestros días.

Existen diferentes técnicas de elaboración de piezas de barro. Una de ellas es la tradicional, donde se utiliza el horno de leña, que no es tan resistente a las altas temperaturas y como tal resulta más económica; la siguiente es donde de utiliza un horno de alta temperatura a base de gas, lo cual hace que las piezas tengan una mayor resistencia y un acabado más fino y su precio es más elevado.

Hay de todo, y todo es muy bello. Te invitamos a conocer la tierra de los capulinas, y estoy segura que si la Catrina tomara vida, elegiría Capula como su hogar, porque nadie la conoce mejor que sus habitantes.

Deja un comentario