Conoce en Tacámbaro, el santuario de la Virgen de Fátima

A 80 kilómetros de Morelia, en medio de un bello entorno boscoso, los visitantes pueden conocer el santuario de la Virgen de Fátima, famoso por sus cuatro pinturas de las vírgenes refugiadas de Polonia, Hungría, Lituania y Cuba, traídas a Tacámbaro debido a que en sus países de origen la religión católica era perseguida. Además, Tacámbaro cuenta con una importante zona eco-turística, que incluye el Parque Cerro Hueco, la Alberca (uno de los tres cráteres volcánicos llenos de agua con los que cuenta Michoacán), la Laguna de Magdalena y la cascada de Santa Paula.

Su nombre significa “lugar de palmeras”. El lugar lleva el apellido del General Juan José Codallos, quien luchó en la localidad a favor del federalismo.
Esta ciudad michoacana circundada de bosques, tiene clima templado; el cual se dice es uno de los mejores del mundo, es considerada como “el balcón de tierra caliente”.

Los visitantes también pueden disfrutar de su basta zona eco turística como es la laguna de la Magdalena (embalse natural), el cerro hueco (zona boscosa decretada área natural protegida) y La Alberca (es uno de los tres cráteres volcánicos llenos de agua con los que cuenta Michoacán)
Su gastronomía está calificada como una de las mejores de Michoacán.

El 11 de abril de 2011, la ciudad de Tacámbaro recibio de parte del congreso del estado en sesión solemne en la explanada Nicolás de Régules, el nombramiento de Ciudad Heroica, a 146 años de la gesta heroica del General Nicolás de Régules y recientemente en 2012 recibió la distinción como “pueblo mágico”.
El turismo en Tacámbaro ha aumentado en este año (2013) pues se realizaron dos eventos que atrajeron personas de otros estados y municipios, uno de ellos fue la Primera Feria de las Carnitas y el Queso, el otro evento fue un festival de rock al cual fueron invitadas bandas de todos los estados.
La cabecera de este municipio michoacanense, es la ciudad de Tacámbaro de Codallos, comunidad de la cual se tienen registros desde tiempos prehispánicos.

Tacámbaro se mantuvo como una encomienda hasta 1528 y posteriormente se transformó en República de Indios. La evangelización de esta zona de Michoacán comenzó con el arribo de los agustinos a la comunidad de Tiripetío, en los inicios del siglo XVI. Era un sitio en el que vacacionaban Fray Alonso de la Veracruz y sus discípulos.

Por otro lado, Tacámbaro, se constituyó como uno de los baluartes más significativos para gestas nacionales como la Independencia, la Intervención francesa y la Revolución Mexicana. Además, Tacámbaro fungió como la capital de Michoacán en dos ocasiones, una en 1865 y la otra en 1915.

La Catedral de Tacámbaro, fue construida en el siglo XVI, pero las sucesivas restauraciones a la que ha sido sometido este edificio, no han dejado mucho de la construcción original, aunque no deja de ser un referente obligado para quien visita este pueblo michoacano. Por otro lado, en la Iglesia de Fátima, existe una réplica del Santo Sepulcro y justo allí se veneran a imágenes de diferentes vírgenes. Por lo anterior es uno de los centros religiosos más visitados de la región.

La ciudad de Tacámbaro tiene una arquitectura tradicional que encanta a quienes la contemplan, con calles empedradas y casas con techo de teja roja. La plaza central de Tacámbaro cuenta con viejos portales, en uno de los cuales habitó Mariquita, la musa famosa a quien le compusiera Marco A. Jiménez la conocida canción vernácula “Adiós Mariquita Linda”. Los rincones y las fuentes de Tacámbaro nos invitan a dar paseos por los lugares que antaño recorriera el célebre Pito Pérez, personaje popular que en efecto, habitó este pueblo purépecha, y quien fuera inmortalizado por el escritor José Rubén Romero, en una famosa novela.

En las afueras de la ciudad se localiza Santa Rosa, ejido de Las Joyas. Allí los visitantes pueden conocer un taller en donde se imprimen publicaciones con maquinaria que data del siglo XVI. También en las cercanías, de Tacámbaro se localiza La Laguna, sitio recomendable para practicar deportes acuáticos y los almuerzos campestres; la Alberca, cuerpo de agua formado en el cráter de un volcán; el Cerro Hueco, transformado en un área para el deporte y la diversión y la bella Cascada de Santa Paula.

En Tacámbaro destacan, desde un enfoque gastronómico, platillos típicos como las corundas, los huchepos, el aporreado, la olla podrida y otros similiares. No obstante, lo mejor para degustar en este pueblo michoacano, son las tradicionales “carnitas”.

Se recomienda visitar Tacámbaro en el marco de algunas de sus fiestas y ferias populares, como la Feria y Exposición Agrícola, Ganadera e Industrial, la cual se celebra del 11 al 20 de abril; el 15 y 16 de septiembre, los festejos por la Independencia y el 30 de septiembre, día de San Jerónimo, patrono de Tacámbaro.

 

Iglesia de Tacámbaro

Iglesia de Tacámbaro

La alberca de Tacámbaro

La alberca de Tacámbaro

Acerca de 

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Latina (UNILA). Amante de la familia unida. El radio, la música y el maquillaje son otras de mis pasiones.

Deja un comentario