¿Ya probaste el pan de Horno Los Ortiz?

México tiene una de las más grandes variedades de pan a nivel mundial, “en este país somos muy paneros y aquí sí se cumple aquello de que un pobre entre más pobre más pan consume”.

Así lo afirma Hugo Ortiz, panadero de tradición que desde hace 26 años se dedica a la elaboración de pan en su local Horno Los Ortiz, ubicado en la calle de Vicente Santa María, colonia Ventura Puente. El señor Ortiz pertenece a la tercera generación de panaderos Ortiz, quienes desde hace más de 60 años realizan el pan de manera artesanal y tradicional en esta ciudad.

Su panadería, que a pesar de contar con esta tradición, ya cuenta con su propia historia, ya que “tenemos una nueva manera de ver el pan, con nuestras propias recetas o puntos de vista sobre los panes”.

Desde un inicio Hugo Ortiz tenía claro el asunto de cómo querían su panadería y para qué la querían, elementos básicos que se deben tomar en cuenta para garantizar el éxito o llevar al fracaso el negocio, para ello recomienda siempre tener una persona al lado con una visión distinta que se encargue de atender la imagen del negocio.
Él y su esposa Judith Martínez, encargada de esa parte que tanto evoca, pensaron desde un inicio que no trabajarían a niveles industriales, y nunca les ha interesado hacerlo así, a ellos les importa más trabajar a nivel muy artesanal.

“Nosotros no hacemos panes tan tradicionales, nosotros lo que hacemos es la panadería tradicional, respetamos los procesos tradicionales de hacer pan, no hacemos panes tradicionales con síntesis de materia prima, como se hace en otros lados”, explica.

Esto les ha valido para ganarse un sitio dentro de la clientela moreliana y para ello complementan su trabajo con otras cosas que hacen que la gente les siga consumiendo sus panes.

“Siempre tenemos algo para que venga la gente, hacemos panes especiales para niños, jóvenes y adultos, todo a su estilo y agrado, además ahorita estamos manejando una línea de panes con figuras de animales que vienen en empaques diseñados por mi hija y mi esposa”, comenta.

Otras de las cosas que también realizan en este sentido, es impartirles talleres a los niños sobre cómo elaborar pan y hacer diseño con el mismo, además de dar talleres y conferencias sobre pan tradicional en otras partes del país.
De acuerdo a la persistencia de la tradición panadera, comenta que finalmente cada panadero, en su lugar de origen, ha llegado a tener su propio estilo, por lo cual en la actualidad no podría manejarse de manera generalizada esta situación, aunque también afirma que en el tiempo que él lleva como panadero sí ha habido panes que han desaparecido, sobre todo por las materias primas adecuadas.

“Hay un pan que se llamaba “Los asoleados”, que toda la vida estuvo presente en las panaderías de mi padre y abuelo, el cual nosotros lo quisimos vender aquí y no funcionó”, “La variedad es tan grande que algunos panes que se realizaban aquí, en otros lugares como el DF o el Estado de México aún se pueden encontrar, como “Los gendarmes”, “Las monjas”, “Las rejas” o “Las novias”, explicó.

Una de las cosas que hacen interesantes a la panadería tradicional son los nombres y las formas que los panaderos les dan a los panes, el señor Ortiz destaca que hay alrededor de unos 180 nombres de panes, solamente en México, desde los más jocosos o juguetones hasta los más sofisticados”.

Finalmente mencionó que el asunto de qué tan bien o mal les ha ido en cuanto a ventas no siempre ha sido igual, que todo se debe a la cuestión de cómo se encuentre el país en todos los sentidos. “No me va tan bien pero funciona la panadería”, puntualizó.

Acerca de 

Deja un comentario