Los beneficios del cilantro

Oyes decir cilantro y piensas en comida mexicana. Si preguntas a un experto en fitonutrientes (sustancias desarrolladas por las plantas para protegerse de amenazas), te dirá que es un paquete de beneficios para la salud. Veamos: es tal su riqueza en antioxidantes, que protege tus células del deterioro y evita que los guisos se estropeen. Tiene propiedades antibacterianas, especialmente frente a la temible salmonella. Su intenso sabor permite reducir la sal de los guisos. Por su efecto saciante, puede ayudarte a evitar los ataques de hambre y a prevenir el exceso de peso.

Pero quizá lo más sorprendente del cilantro es su potente efecto detox, en especial frente a metales pesados como el plomo, un problema mundial por la creciente contaminación medioambiental. Por ese efecto “quelante” (capaz de atrapar metales de efecto tóxico) se está estudiando muy seriamente su empleo como purificador de agua.

De hecho, la próxima vez que viajes a un país exótico y dudes de la calidad del agua, piensa en el cilantro. Un nuevo estudio ha demostrado que es un método más barato que el carbón activado y, por tanto, muy valioso en regiones pobres del planeta. En el estudio que te comentamos, el cilantro fue la planta que mayor capacidad bioabsorbente demostró para filtrar las aguas del Valle del Tule (México), donde el agua está muy contaminada con plomo y níquel.

Este método es sencillo: insertas cilantro en un tubo, pasas agua a través del él y los metales pesados quedan eliminados. Incluso se puede utilizar la planta seca en bolsitas como las de té y dejarlas en infusión durante unos minutos para que el cilantro atrape los metales pesados del agua.

Además, el cilantro te lo pone fácil; crece en macetas en cualquier balcón soleado. Como conserva sus propiedades antioxidantes al secarlo, puedes guardar tu cosecha particular en bolsitas y utilizarlo cuando lo necesites. Puedes incorporar cilantro a platos de frijoles, arroces, huevos, pescados, guacamole, salsas, empanadas, además de zumos y licuados. Eso sí, córtalo siempre con cuchillo afilado para que los jugos no queden en la tabla de picar, sino en tus guisos y bebidas.

Deja un comentario