¡No te gastes tu quincena!

Te comparto cuatro tips básicos para iniciar un sano hábito del ahorro.

1. Elimina lo innecesario y reduce lo necesario.
Recorta al máximo los gastos superfluos y disminuye lo más que se pueda los desembolsos necesarios. La factura de la luz o el gas se pueden reducir si se tiene cuidado y se modifican los malos hábitos.

2. Cuidado con las tarjetas. Utiliza dinero en efectivo para tus gastos diarios. Las tarjetas de crédito pueden distorsionar la visión de los gastos y poner en situaciones difíciles.

3. Deudas peligrosas: Quita cuanto antes esas deudas por las que pagas intereses muy altos. Los prestamos personales al consumo son muy caros y se pueden evitar con un presupuesto bien hecho.

4. ¿Cuáles son tus posibilidades? Este es un consejo de oro que las mamás de todo el mundo le han dado siempre a sus hijos: ¡no gastemos por encima de nuestras posibilidades!

Deja un comentario